RECETA: Aceite de Cannabis

El aceite se puede consumir de forma medicinal o lúdica pero sin tener que recurrir al típico cigarrillo para obtener los beneficios de nuestra planta favorita. La forma de hacer la extracción es muy sencilla, lo que no es tan sencillo es hacerla apta para tu consumo. Antes de consumirla debemos deshacernos de todo el gas que acumule nuestra resina, sea a baño maría,  o con una bomba de vacío que es la mejor opción.

El aceite de marihuana es muy famoso, pero hasta hace poco no hemos descubierto como se hacía y la cantidad de sustancias tóxicas que han fumado o comido los que lo han probado sin purgarle el gas, o han usado un gas con muchas impurezas, el aceite de hace 20 años del que oímos hablar, lo hacían en marruecos con gas butano de bombona naranja, osea imaginen lo que tiene que ver eso con un Gas Clipper 12 veces refinado o con un Gas Colibrí.

No nos envenenemos y aprendamos a hacerlo de forma correcta y lo más limpio posible para nuestro cuerpo.

Materiales:

  • Tubo extractor de borosilicato.
  • Filtros de Papel.
  • Bandeja de pyrex o similar, lo más plana posible.
  • Gas libre de impurezas, no vale cualquier gas, debe estar indicado para hacer extracciones, no de mechero, nunca.
  • Cuchillas de buena calidad.
  • Alcohol para limpiar los materiales.
  • Olla de agua y vitrocerámica (nunca una cocina de gas).
  • Restos de nuestra hierba o tus mejores cogollos, de eso dependerá la potencia, cantidad y calidad de tu extracción.
  • Guantes de tela, no los de goma, los de tela dura.
  • Bandeja de silicona o papel de horno.

 

Primer paso:

Lo primero que haremos será llenar nuestro Roller Extractor o Tubo de Extracción sea el que usemos de la hierba que hayamos preparado, si es en verde sin secar será más clarito, en seco más oscuro, si la dejamos entera sacaremos mejor calidad, si la molemos con el grinder, más cantidad, Ve metiéndola poco a poco y prensando para que no queden huecos, no tengas problema en prensarla, ya que será difícil que aprietes tanto que no pase el gas (nunca llegues a ese extremo, prensa bien pero no te pases con la fuerza, sin huecos pero no demasiado prensado). Una vez lo tengamos lleno hasta arriba lo metemos al congelador y lo dejamos ahí 24 horas junto con el bote de gas que vayamos a usar.

Cuando pasen las 24 horas, debemos poner un filtro de papel del Roller Extractor en la zona por donde va a salir el gas, para que no caigan restos de hierba en tu aceite y solo nos quedará vaciar las botellas en el tubo. Prepara tu bandeja de pyrex, limpiándola con alcohol y papel de cocina para que no queden restos de polvo ni suciedad.

Ahora busca un lugar abierto o zona que no sea dentro de casa por muy grande que sea la ventana, ya que puedes salir volando. Agarra fuerte el tubo con una mano y con la otra ve metiendo el gas por un extremo y espera a que vaya saliendo por el otro, colocándolo en vertical todo el rato. Verás como cuando acabes de echar tu primera botella más o menos empezará a salir el gas por abajo del tubo y deberás ir acumulándolo dentro de la bandeja de pyrex.

Cuando ya acabes de vaciar los botes y no salga más liquido por abajo, veremos que el gas de la bandeja empieza a burbujear, eso es que el gas se está evaporando, pero aunque lo dejemos ahí hasta que ya no haga más burbujas no quedará completamente sin gas, ya que se queda atrapado en las partículas que forman la resina, con lo cual necesitaremos la olla de agua.

Deberemos usar una olla que sea el tamaño justo para poner la bandeja arriba a modo de tapa,

Llena media olla de agua y caliéntala previamente un poco y luego déjala al 2 o al 1 incluso dependiendo.

Coloca tu pyrex encima con lo que tenemos de gas y veremos que de nuevo empieza a burbujear, lo dejamos un ratito así y luego iremos ayudando con la cuchilla a pinchar las burbujas que se resisten, hasta que veas que ya no sale ninguna más. No debes darle un calor excesivo, ya que acabarás pronto si, pero tu extracción perderá mucha potencia y sabor.

Cuando no salgan más burbujas, solo nos quedará rascarlo de la bandeja con la ayuda de las cuchillas. Ve haciendo pasadas con la cuchilla como si fueras un corta-césped en un campo de fútbol, de derecha a izquierda y sin pasar dos veces por el mismo sitio, y cada vez que des una pasada, dejar la cuchilla con el aceite en un papel de horno anti-adherente o en su defecto un mantel de silicona.

Cuando acabemos con todas, solo tendremos que meter el mantelito con las cuchillas 2 minutos al congelador y con la ayuda de otra cuchilla podrás ir despegando el aceite de las otras cuchillas, ya que cuando se enfría se convierte en algo más sólido y que se trabaja mejor que a temperatura ambiente donde no se puede tocar siquiera. Acumúlalo todo en el centro de un papel de horno y mételo al congelador de nuevo, sácalo a los 2 minutos y ve haciéndo una sola bola con todo el aceite para poder guardarla en un botecito de silicona, si ves que se convierte en pegajoso antes de acabar ve metiéndolo en el congelador un minuto hasta que consigas hacer la bola.

Ya tenemos nuestro aceite listo para su uso medicinal, puedes disolver 1g de éste aceite en 30ml. de aceite de Oliva y usarlo en forma de gotas en la comida, con el cual con 1 sola gota puedes notar los efectos. Si quieres fumártelo puedes untarlo en un cigarro o porro con la ayuda de una aguja,  o si lo quieres vaporizar en una pipa de agua con clavo de titanio y que tenga buen sabor tendrás que purgarlo algo más.

Lo aplastaremos lo máximo posible con el papel de horno o el mantel de silicona y deberemos meterlo en una campana con una bomba de vacío. Después de 1 a 3 días, veremos como nuestro aceite a cogido otra consistenciamás dura y manejable, que tendrá 0% de restos de gas y de la que disfrutarás al máximo su sabor al vaporizar.

Ahora ya sabes como hacer aceite de marihuana sin intoxicarte y sin perjudicar tu salud. Recordamos que es de vital importancia que hagamos la parte del gas en la calle.

 

 

Abrir chat
1
Compra por whatsapp
Cotiza y compra a través de nuestro Whatsapp!